Respuesta a: Foro de actividad sesión 5-3

Nuevohome Foros Foro módulo 5 Foro de actividad sesión 5-3 Respuesta a: Foro de actividad sesión 5-3

#14303
Avatar
Anónimo

Crecí en una casa en donde constantemente se hacía alusión a “los naquitos” por parte de mi mamá o mi abuela… “No hables como naquita” desde muy chiquita me dijeron, “no te juntes con esa amiguita, es medio naquita”. Mi mamá siempre medio burlándose de mi hermano o mi hermana arremedando su forma de hablar en ocasiones, para hacerles ver y notar que eso: “estaba mal”, hablar así.
Son múltiples, muchísimas… por no contar centenares de experiencias cercanas, las que he tenido con el racismo y la discriminación.
Mi familia siempre haciendo lo posible por salir de “la naquez” y elevar la clase a través del conocimiento en casa. Frases como: “Sino aprendes buenos modales, nunca brillarás en sociedad”… “Cuando el presidente te invite a comer a su casa, no irás con malos modales o hablando de esa manera”. Siempre comparando la educación con la clase social. Mientras que al mismo tiempo en la escuela yo era discriminada por no comprar ropa de marca o llevar cosas fuera del uniforme como suéteres o sudaderas de zara, palacio de hierro, zapatos carísimos… compañeras que discriminaban a otros compañeros por su estatus socioeconómico. Fue una locura para mí y un desencaje tremendo el que viví desde muy chiquita y posteriormente en la adolescencia, pues nunca entendí del todo esas muestras de racismo y discriminación con las que iba creciendo y vivenciaba en todos los ámbitos, todos los días. Fue siempre muy doloroso para mí, siempre lo cuestioné y llegó un punto en donde sin querer realmente comencé a decirle “naca” a la gente por su conocimiento, más que por su apariencia, pero ahora sé que es exactamente lo mismo. Al momento de hacerlo y de cualquier manera siempre me llegaba a sentir mal conmigo misma, pero también sé que estaba repitiendo un patrón.
Siempre he sido muy sentimental ante los actos de discriminación al grado que comencé en otro momento de mi vida a recriminarme a mí misma lo clasista, fresa y mala persona que era. Siempre viviendo en una especie de conflicto personal.
Hoy hasta la fecha las reuniones con mi familia son muy difíciles, pues ahora más que nunca veo lo clasistas que son y han sido y si llego a mencionar mi desacuerdo, terminamos peleándonos pues siempre se justifican en el por qué de sus actitudes como si tuvieran la razón. Tema amplísimo en mi vida la verdad 🙁