Respuesta a: Foro de dudas y comentarios sesión 1-2

Nuevohome Foros Foro módulo 1 Foro de dudas y comentarios sesión 1-2 Respuesta a: Foro de dudas y comentarios sesión 1-2

#13715

Héctor, en efecto la pregunta va con jiribilla, es capciosa.

Los niños se desarrollan en un habitus que los empapa de nociones fijas de pertenencia, apariencia, aspiración y rechazo.

La última idea que comentas es muy importante… La aspiración a la blancura cambia de acuerdo el contexto, no debemos pensar que por ser la blanquitud y el eurocentrismo, el sistema dominante en todos lados las repercusiones e interiorizaciones son exactamente igual.

Creo… y aquí aventuro la idea sin tener total certeza, que el peso de los medios de comunicación en México, en particular el cine en la primera mitad del siglo XX y la televisión en la segunda, modelaron más que en otros países nuestra imagen aspiracional por un lado y por el otro despectiva de lo indígena. Quizá porque,hasta cierto punto México, exportaba buena parte de su producción fílmica y televisiva a países latinoamericanos que podían distanciarse de los discursos nacionalistas y mestizantes (temas del módulo 2) es que en otras latitudes no está tan acríticamente interiorizada el ideal del mestizo. Mestizo blanqueado como María Félix haciéndola de María Candelaria o Pedro Infante de Tizóc. Mestizo difereciado por completo de lo indígena que queda como tradicionalista y conservador, o de plano caricaturizado como en las películas de la India María.

La televisión continuó esta forma de pensarnos y profundizó aún más el clasismo, la misoginia, la xenofobia y el racismo en sus muy difundidas telenovelas melodramáticas, con sus personajes acartonados en posiciones fijas y reductivas. Y como bien decía Monsivaís, en el siglo XX hubo dos instancias educadoras en México: la SEP y Televisa… el papel central de la televisora en la estabilidad y gobernabilidad del régimen priísta y su nacionalismo de charros y chinas poblanas, inditos ensarapados y boticarios gachupines, sin duda caló hondo en lo que consideramos aspiracional y rechazable.